sábado, 30 de abril de 2016

Límpiame

Me gustaría que limpiarte de mi cuerpo fuera tan fácil como restregar el baño. Lo haría con la misma determinación, un poquito de clorox en cada poro, una dosis de límpido en todos los lugares donde todavía huele a ti, restregar con una esponjilla y un churrusco cada rincón de mi cuerpo. El problema es que todo todavía se siente ahí, muérete como las bacterias, córrete como el múgrete, bájate por el sifón, piérdete como los vapores del agua caliente con vinagre que uso para quitar la grasa. Límpiame de ti, para no tener que volver a tenerte aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada