sábado, 3 de enero de 2015

Traficantes

6:00pm
En una improvisada sala, entre camarotes, jugando Uno y escuchando radio. Son cinco, dos mujeres y tres hombres. Cuatro se conoces desde los pañales, a otro apenas lo conocen en paños menores. Han compartido dormitorio y baño por los últimos 7 días. Se han visto empelotos, se han escuchado roncar y se han acompañado en la ducha.
1 -¿Entonces? ¿Vamos a concretar el viaje?
2 -Yo digo que sí-.
1 -¿Alguien se opone?-
4 -Unanimidad en el consejo de la aldea, te toca llamarlo-.
1 -No, yo no, llámalo tú-.
2 -¿Me puedo hacer el dormido?-.
3 -Me pido no-.
5 -Yo lo haría pero en esos asuntos no me meto-.
2 -Gallina-.
1 -El consejo de la aldea te ha seleccionado, eres el ganador, como que le gustas-.
2 -Ustedes si inventan, yo lo llamo-.

6:15pm
Cuatro siguen en el cuarto, como si nada, comparten un último sorbo de ron. Dos se salió del cuarto, debería ser uno pero no es el más viejo, el consejo de la aldea siempre se ha regido por un estricto código de validez de la vejez, nunca ha podido hacer más que hacer valer sus opiniones con la influencia de variados elementos que ha cultivado a través de los años, incluyendo una poderosa capacidad de negocación.
2 -¡Quiubo! ¿Nos puede hacer la vuelta?-.
00 -¿Pa'ya?-.
2 -No papito para pasado mañana, claro pendejo para ya, mañana nos vamos madrugados, yo le dije esta mañana, no se haga el marica-.
00 -Deme media hora, le llevo una pruebita-.
2 -Hágale, chao-.

6:47pm
De vuelta al cuarto dos no quiso seguir jugando, se encaramó en su cama y devoró con gusto una de las arepas que había comprado en la carretera, ahí donde paran los buses que van para Venezuela y los camioneros que traen pimpinas a Santa Marta.
1 -¿Seguro que dijo que venía?-.
2 -Que sí mamita, pero usted sabe cómo son esos costeños, su único reloj es la marea y aquí nunca baja ni se calma ni nada, no joda-.
3 -Alguien que lo llame-.
2 -¿Qué más quiere el doctor, una limonadita de mango?-.
5 -A mí me vendría bien una arepa, ¿no queremos subir al pueblo?
4 -Yo creo que se te subió el ron a la cabeza, si quieres entra al baño y juega con tu intimidad, nadie te va a juzgar-.

6:53pm
Afuera hacía una brisa de los mil demonios, adentro apenas se sentía el sopor de la última noche en la que la amistad había sido puesta al límite y contra la mayoría de los pronósticos había sobrevivido. Doble cero llegó y silbó, como buen marica no sabía chiflar. Bajaron 1 y 2, empoderados, olieron y prefirieron usar la experiencia de 4 para decidir. 4 no se opuso.
4 -Tiene pepa pero está power. Aprobada-.
00 -En una hora les traigo el resto, tienen que pagar y darme una propina. Les silbo cuando vaya a llegar-.

6:55pm
De vuelta al cuarto.
5 -Yo como que tengo sueño-.
3 -No se vaya que esto se compone-.
1 -¿Será que sí vuelve?-
2 -Sí, ese man quiere su algo-.

8:35pm
Dos se había quedado dormido comiendo unas galletas oreo, su actividad favorita sin lugar a dudas. Uno estaba en el baño, no se estaba echando peos de pura casualidad. Tres probablemente estaba pensando en la chica que tenía palabreada al regreso. Cuatro, ay, ay, coqueteando por el celular, una inesperada nueva habilidad. Cinco apenas hacía pereza mientras pasaba las hojas de uno de los libracos llevados a la playa con la instrucción de no ser leídos. Doble cero silbó dos veces y despertó súbitamente a dos que bajó de su litera como si la vida dependiera de ello y arrastró a la arrecha tres con él, esta vez había que hacer negocio.
3 -Mueche a ver-.
00 -La recogieron ayer, se secó rápido, está muy guapa esa brisa-.
2 -Ni la sentimos, estuvimos arepiando casi todo el día-.
00 -¿Cómo se la van a llevar?-.
3 -En el carro, ¿dónde más?-
00 -¿Y si los paran?-.
2 -Nos hacemos los maricas, como usted-.
00 -Tan marica-.

8:49pm
En el cuarto, después de pagar el precio más barato del año y sabiendo que no había ley en el mundo que los protegiera de haber comprado tanto discutieron dónde la iban a llevar. En la maleta dijo 1, debajo de las sillas dijo 2, va a tocar meterla en la cuca propuso 3. El único que no hablaba era 5, estaba aterrado con el tamaño de la bolsa, se imaginaba un ladrillito, como en película, nunca ese cargado tal libre y absurdo. Para 4 era más fácil meterla en pequeñas partes por todas partes.

Al día siguiente.

4:00am
Sonó la primera alarma y Dos se apresuró a tomar un baño, tenía planeado salir temprano y nada, ni el cuasi bulto, lo iba a detener. Se enjabonó bien y alcanzó a pensar un ratico en el polvo de hacía un par de noches, que desastre. Se alistaron con precisión matemática, cualquiera diría que eran ingenieros. Metieron las maletas, como si las hubieran llenado con arena no cabían como en el viaje de ida.

4:30am
El problema de las maletas se resolvió como tetris, el problema era la merca. Qué hacer con tanto y cómo ocultarlo con prontitud. Una parte se fue en la llanta de repuesto, otra entre el gato. Una más debajo del tapete del conductor y del copiloto. La mayoría se organizó debajo de los asientos traseros que se abatían completamente.

8:00am
A dos ya se le había olvidado la merca. No tenía alma de traficante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada