martes, 3 de julio de 2012

Había empezado con una folia que hablaba de la Estrella de Oriente, pasó al pelo de terciopelo que enmarañaba la razón y servía de colchón, después le tocó un androide homosexual y un jovencito que se quejaba de las gafas, terminó con una ofegante epidemia que se contagiaba en cada paralelepípedo de la ciudad. Curiosa combinación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada