miércoles, 20 de marzo de 2013

Atuendos del día a día

En una mesa, ocho personas. De fondo algún clásico de rock y en el primer plano una persona que trata de hablar más alto que las demás, aunque sólo hablaba con dos de la mesa. Discutían porque el de la voz más fuerte hablaba de sus continuas hazañas cuando podía nadar mil metros en estilo mariposa. El otro personaje decía que simplemente era imposible para él.. Como era de esperarse, todos se enteraron del tema con detalle y como era de esperarse después de levantarnos se escucharon varios "¿Cómo se le ocurre?".

Este personaje ruidoso fue el mismo que terminó de hacer que quisiera un gato, es de los pocos que ha querido decirme fuertemente "No sea huevón, acabe con eso y no joda más", reavivó mis ñoños gustos infantiles por los aviones comerciales, me hizo perder por algún momento el odio a cantar con fuerza en un bus lleno de gente, terminó haciéndome recibir muchos bonitos recuerdos y es el responsable de la mayoría de mis episodios de esa aguda risa nerviosa en medio de algún grupo de personas desconocidas.

Supongo que los días sí han cambiado entre los de nuestros abuelos y los nuestros. Ahora es tan común encontrar personas con máscaras, disfraces y múltiples caras que encontrar una diferente es realmente extraño. Rodrigo, el responsable de hacer hablar a las personas de los temas de conversación que pocos suelen usar, de hacer sacar de los demás los mejores argumentos al discutir por sus ocurrencias, es de esas pocas, poquísimas personas que sólo cambian de zapatos y pañoleta según el día, mas nunca de rostro,mente o imaginario.


____
Todos los años a alguien le pido que escriba sobre mí. Francisco asumió el reto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada