sábado, 25 de agosto de 2012

Sin título

Amanecí oliendo tu piel. Amanecí sintiendo tus dedos. Amanecí estrechando tu pelo. Amanecí dándote un beso. Desperté, estaba parolo y sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada