lunes, 17 de septiembre de 2012

¿Un Pasquín?


"Hace un poco descubrí que el periódico El Pasquín, creado por Vladdo tuvo un tocayo durante la dictadura brasilera. Se trata del semanario O Pasquim, una publicación del periodista Tarso de Castro y el caricaturista Sergio de Magalhães Gomes Jaguaribe, más conocido como Jaguar. La publicación que nació en Río de Janeiro para hablar de temas vetados por la dictadura (divorcio, feminismo, homosexuales, sexo y drogadicción) se convirtió en el principal contradictor de los militares cuando se instauró la censura.

O Pasquim surgió después de la promulgación del Ato Institucional Número Cinco AI-5, que contenía elementos muy parecidos a la ‘Ley Antiterrorista’ de Uribe, entre ellos la modificación del habeas corpus, aumentó las funciones del Ejército, facultó a muchos más miembros del Estado con poderes de policía judicial y dio vía libre a las capturas masivas.

El periódico brasilero, comenzó con un tiraje de 20.000 ejemplares y sus críticas lo hicieron tan famoso que alcanzó los 200.000, justo antes de su desaparición. Al igual que el colombiano, los escritos publicados pertenecían a las grandes firmas de periodismo independiente del Brasil y se mantenía funcionando con las suscripciones de los lectores.

Las coincidencias pueden parecer ridículas, pero podemos imaginar el futuro de El Pasquín si revisamos lo que pasó con O Pasquim. Por un lado, Vladdo y otros colaboradores pasarían una década en la cárcel, tal como les pasó a Jaguar y a Castro, los puestos de venta serían blanco de bombas y sospechosos incendios y las ediciones más polémicas serían recogidas antes de llegar a los lectores. El periódico de Vladdo desaparecería cuando se acabe el gobierno de Uribe, porque los antiguos lectores serían gobiernistas y los posibles nuevos no le creerían al otrora enemigo."

____
Esta columna apareció hace un par de años publicada en Directo Bogotá. Ahora Vladdo hace una copia, otra, de CQC y se dedica a promover carros de alta gama o a hacer logos como el de el Aeropuerto El Dorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario