jueves, 6 de mayo de 2010

Grace is gone

Hacía días no escribía y estaba buscando el tema para hacerlo. Ayer me dieron una idea, pero esa estará on-hold hasta después del día de la madre. Escribir sobre las mamás no es fácil, o uno las odia o las ama. Uno no puede ser subjetivo. Hoy pensé mucho en la mía mientras veía una película muy bonita: Grace is gone.

Y entonces empecé a pensar qué pasaría si un día mi papá se sienta frente a mí y me dice que mi mamá está muerta. Y ya ven se me aguaron los ojos inmediatamente. Debo decir que mi mamá no es fácil, no es una persona que de muchos abrazos, no gusta de las expresiones de cariño. Con ella es más fácil comunicarse con miradas de represión o sonrisas complacientes. Con mi mamá puedo pasar toda una tarde en silencio o durar horas hablando. Con ella me puedo morir de risa y al siguiente instante tener la peor discusión de la vida.

El caso es que si antes del día de la madre se les ha olvidado darle un abrazo, decirle que la quieren o algo así, vayan a cine, vean Grace is Gone, lloren y después descubrirán en el fondo de su corazón qué tanto quieren a su mamá. Si ya no tienen mamá, como muchos de mis amigos, recuerden los buenos momentos que pasaron con ellas.

2 comentarios:

  1. ¿Ir a cine a ver una pelicula del 2007?

    ResponderEliminar
  2. madre es madre, así nos saque la piedra!!

    ResponderEliminar