martes, 23 de junio de 2009

Otras cositas políticas

Les estoy debiendo un cuento, que pronto saldrá, pero en el entre tiempo, he estado pensando en los acontecimientos políticos de este mundo. Primero, debo decir que admiro la valentía y el coraje de los iraníes, definitivamente la gente no debe tenerle miedo a su gobierno, el gobierno debe tenerle miedo a su gente. Estoy convencido de que en Irán se robaron las elecciones y que la gente está simplemente gritando desesperada porque después de 30 años de "revolución" islámica necesitan un cambio. Ojalá los cubanos también se pararan a gritar en contra de su gobierno, los norcoreanos le dijeran a su enano dictador que están cansados de sentir hambre y los colombianos le dijeramos a Uribe que se vaya de la Casa de Nariño, ya fue suficiente. Digamos que nos queda el año entrante y la posibilidad de decirle no más, pero si nos roba esa posibilidad espero que se prepare para algo como lo de Teherán.

Ahora en nuestro país vuelvo al mismo problema de la vez pasada, una falta de representación que no tiene nombre. Hoy estaba leyendo eltiempo.com y descubrí que el señor Ministro de Interior quiere revivir la Inmunidad Parlamentaria, no les bastó la cuota burocrática que se ganaron en la doble militancia aprobada esta semana sino que
ahora quieren volver a la sin vergüenza forma de burlar la justicia, muy bien señor ministro, muy bien señores (dudo que muchas mujeres voten esta iniciativa) senadores y representantes, eso es justo lo que necesitamos en este país, más impunidad.

A todos nos corresponde decir no más, a todos nos corresponde hacer el ejercicio democrático de decidir correctamente por quién vamos a votar, quiénes nos van a representar y cómo vamos a hacer para que esos representantes nuestros de verdad estén allá haciendo el trabajo que les encomendamos. No importa si votan por alguien de derecha o de izquierda, lo importante es que estén seguros de que van a votar como ustedes votarían.

1 comentario:

  1. Lo impresionante del tema de Irán, y de lo que debemos aprender es que hay que protestar, y no precisamente desde nuestros escritorios o tomando un café en el andino. Creo que los iraníes, a pesar de que su tradición democrática es mucho más joven que la nuestra, nos dieron sopa y seco en esto!!!
    Los invito a que lean también http://noescuestiondehormonas.blogspot.com

    ResponderEliminar