domingo, 5 de abril de 2009

Kirchner y la dictadura

Me he desviado un poco de los temas a los que los tenía acostumbrados mis lectores y lectoras, pero si ustedes revisan la presentación de mi profile ahí dice que aquí voy a hablar de política. En la anterior entrada hablé de Alfonsín, el famoso ex presidente argentino y puse un listado de presidentes que se pueden convertir (o son de facto) dictadores en América Latina. En el listado puse a Kirchner y Andrés me dijo que no estaba muy de acuerdo. Entonces le voy a explicar por qué creo eso.

Primero voy a dar la más sencilla definición de democracia, se la aprendí a Gina Parody, la democracia son unas reglas claras para unos resultados inciertos. Por eso Uribe, Chávez, Correa, Morales son nada demócratas, cambiaron las reglas durante sus gobiernos para dar como resultado su reelección (parece que vamos a tener a estos cuatro personajes para rato). Los Kirchner fueron más elegantes, el señor no se reeligió sino que puso a su mujer en el poder, claro él no tuvo que cambiar las reglas, que siguieron siendo claras, pero los resultados pues ya no eran inciertos, todos sabíamos de antemano que Cristina iba a quedarse en la Casa Rosada.

El problema es que ahora se enamoraron del poder. Entonces ya no quieren renunciar a la posibilidad de la derrota. En las elecciones regionales empezaron a perder campo y decidieron cambiar las reglas del juego. Fin de la democracia, inicio de la dictadura. Ya habían perdido en Buenos Aires y en varias provincias cuando se dieron cuenta que eso los puede afectar en las elecciones parlamentarias y entonces surgió la solución perfecta, usar las mayorías congresionales, al mejor estilo Uribe-Chávez, para cambiar las fechas de las elecciones legislativas y así asegurarse que la popularidad no se va a ir al piso y además darle un empujón a sus candidatos en las regionales que faltan. Así pueden también lograr cambiar el periodo presidencial o los términos en los cuales la pareja se quede en el poder indefinidamente.

Ni hablar de los ataques a la prensa, en especial al volteado (antes kirchnerista, ahora de oposición) Clarín o a los miles de pequeños periódicos y emisoras que se pusieron de lado de los agricultores en las peleas contra el gobierno por los impuestos de exportación. Tampoco hay que olvidar el uso de la fuerza para tratar de sofocar las protestas en contra de su política fiscal. En fin, parece que los argentinos van a sufrir, como nosotros, de la dictadura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario