jueves, 14 de agosto de 2008

hombres y mujeres

Desde hace unos días he tenido ganas de escribir algo sobre el amor y el significado de esa palabra. Probablemente no lo habría podido escribir sin la ayuda de Florence Thomas, ella que me ha enseñado tantas cosas en la vida ahora me dio nuevamente argumentos para tocar este tema.

Primero, hay que decir que el amor que sentimos los hombres y las mujeres es diferente: fue construido culturalmente de manera que uno asumiera el rol del deseo (el hombre) y el otro el rol de la entrega (la mujer). Obvio, todos crecemos en contextos diferentes y muchas mujeres hoy son sujetos de amor, así como eran el objeto hasta hace unos años. Pero muchas siguen siendo sólo objeto de amor y deseo.

Por eso es que los hombres tenemos que entender la carga que tenemos para dar vuelco al simbolismo que genera tanto malestar en nuestra sociedad. Tenemos que entender que nosotros también podemos ser objeto de deseo, que también tenemos que sentirnos deseados, no sólo tener el poder de decisión.

Finalmente los dejo con una frase que cita Florence en su libro Conversaciones con Violeta, que le pertenece a Christiane Olivier: "Amar es buscar concientemente lo que nos hace falta y reencontrar inconcientemente lo que ya conociamos". Para que el amor se convierta en una cosa provisional y para siempre (estoy parafraseando a Kafka) toca darle a las mujeres el lugar que les corresponde en nuestra sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario